28.1.07

MEMORIAS DE CALAVERA (1)


Salar de Uyuni – Bolivia

Tenemos media hora desde aquí, hasta la isla Incahusi o Isla del Pescado, alguien quiere escuchar alguna historia? - dijo Marino

si! yo quiero saber como son las fiestas de casamiento en Bolivia! - le dije acercandome un poquito a él

Marino, era chofer y guía.

Como chofer manejaba con destreza una vieja 4 x 4 sobre el paisaje blanco, hipnótico y casi lunar del salar. Como buen guía manejaba a la perfección el “saber contar”, así que me miró, sonrió, entrecerró los ojos (como buscando esa historia en su memoria) se acomodó en el asiento y comenzó el relato….

Pese a los que todos piensan no es fácil casarse en Bolivia y más si se vive en poblaciones alejadas. Es algo complicado, amigo, ya que el hombre primero debe ser aceptado por el padre de la enamorada, vió?… y para eso primero debe realizar la “prueba de la leña”

Como es esa prueba? – interrumpí

No se apure amigo, que ahí le voy contando…

Le decía que primero debe realizar la prueba de la leña. Dicha prueba consiste en que el hombre que quiera casarse debe irse a las afueras de la comunidad y con un hacha o machete debe tratar de conseguir la mayor cantidad de leña posible. Una vez conseguida la leña, debe atarla en ramilletes y cargarlas sobre sus espaldas. Cuando más leña mejor. Ya que esto le demostrará al padre de la mujer que es un hombre hábil, fuerte y saludable.

Este hombre debe caminar, sin ninguna ayuda y depositar la leña en la entrada de la casa de la mujer pretendida. Una vez hecho esto debe retirarse a descansar, ya que al otro día tiene que regresar a ver si ha sido aceptado o no por el padre.

Si al día siguiente regresa y encuentra la leña tal cual la dejo, será señal que el padre de la mujer lo ha evaluado negativamente.

En cambio si regresa y ve que la leña no está, rápidamente debe mirar la chimenea. Si sale humo será señal que ha sido aceptado y que la casa lo invita a pasar!
Una vez dentro de la casa prepararan comida con ese fuego y el muchacho pedirá al padre, formalmente, la mano de su hija.

Al otro día, esta noticia será comunicada a la comunidad y los novios iniciaran la elección de “padrinos”, cosa divertida amigo si las hay.

Cada padrino tendrá la responsabilidad de una parte del festejo, algunos se encargaran de conseguir la música, otros la decoración, otros los vestidos, otros la comida, pero los más importantes, y los que mejores deberán elegir, serán los “padrinos de las bebidas”, ya que en esta zona de Bolivia, los festejos, finalmente son de las comunidades, y como en toda buena celebración, si hay algo que no puede faltar es la buena bebida!!! y más cuando los casamientos duran días y a veces hasta varias
semanas!!! je je si usted supiera amigo, si usted supiera...

Sonreía Marino, mientras clavaba la vista en el infinito horizonte blanco, se frotaba los ojos y volvía a sonreír... seguramente recordando algún viejo y divertido casamiento.

Yo por mi parte también sonreía y me imaginaba en una fiesta de esas, llena de colores, sabores y sonidos.


Me imaginaba bailando, me imaginaba feliz.